16/8/20

ALMUNIA DE SAN JUAN (VESTIGIOS DE TORREÓN, DESPOBLADO Y ERMITA DE LA PIEDAD)



Promontorio donde se halla el torreón

Sillares alineados

Pequeño aljibe

Ermita de la Piedad (ábside románico)


Partiendo de Almunia de San Juan hay que tomar la pista de tierra que conduce en dirección sureste a la ermita de La Piedad. La pista transcurre prácticamente paralela al canal de Aragón y Cataluña, hasta que finalmente lo cruza por un estrecho puentecillo. Es una vía de firme terroso apta para todo tipo de vehículos y nos conducirá, en algo menos de dos kilómetros, hasta la ermita. 

Los restos del torreón se hallan al sur de la ermita, a unos 50 metros, asentados sobre un pequeño promontorio. Perviven varias hiladas de grandes bloques de arenisca de lo que parecen los arranques de un torreón de planta rectangular. Sin duda se trata de una edificación alzada en época medieval; el Sipca lo fecha en los siglos IX-XI. 

A su lado se localiza un pequeño aljibe con embocadura circular. También hay restos de cerámica gris en las inmediaciones y despoblado medieval. 

La ermita de la Piedad tiene origen románico. Se aprovechó su cabecera semicircular (s. XII) de buena piedra sillar y se prolongó la nave hacía occidente, posiblemente en el siglo XVII. El ábside es lo único que conserva del edificio original. Parece que la primitiva ermita románica puede guardar relación con el despoblado situado junto al torreón.

22/1/20

DESPOBLADO DE SAN CHIL (RODELLAR)


Ubicación de San Chil visto desde Rodellar

Amontonamiento de piedras

Vestigios de la ermita de la Virgen

Aproximación a la planta de la ermita

San Chil es uno de los cientos de despoblados medievales que salpican la geografía de nuestra provincia. Se localiza entre Rodellar y la ermita de la Virgen del Castillo, unos metros a poniente del diminuto núcleo de Chetó. Una vez en Rodellar tomaremos el bello camino de herradura que enlaza ambas localidades, pues San Chil se halla a unos 200 metros a poniente de Chetó, sobre un alto amesetado.

Conocimos de su existencia gracias al profesor Adolfo Castán que lo documenta en su libro “Arquitectura militar y religiosa de Sobrarbe y Serrablo meridional (Siglos XI-XIII)”. Hace algunos meses contactamos con el propio Adolfo que nos ayudó a localizar el despoblado y la ermita.

De San Chil perviven varios amontonamientos individualizados de lo que se supone eran las viviendas y la planta -arrasada- de la que fue su parroquial, hoy conocida como la ermita de la Virgen. La ermita se halla en su extremo más occidental. Sus escasos despojos, que apenas levantan 1-2 hiladas desde el suelo, nos dibujan un inmueble de planta rectangular con cabecera plana orientada al este. El acceso se realizaba por el sur. Mide algo más de 10 metros de largo por casi 5 de ancho.

Según ha transmitido la tradición oral San Chil se quemó.