31/8/16

LA LLECINA (TORRE DEFENSIVA)


                                       Torre de La Llecina

Muro sur

Lado este

Interior


Dentro del diseminado (y casi despoblado) término de Mont de Roda encontramos una buena cantidad de edificaciones de gran interés: casas fuertes, capillas, peirones, pozos, o como veremos en el reportaje de hoy, una magnífica torre defensiva reconvertida en vivienda posteriormente.
Se trata de una antigua fortificación fechable en el siglo XVI situada en el diminuto despoblado de La Llecina.
La única manera de llegar hasta este interesante lugar es a pie. La mejor opción es llegar hasta casa La Roca  en coche; esta vivienda se sitúa en el kilómetro 18 de la carretera A-1605, carretera que desde Graus sube en dirección a Roda de Isábena. La Llecina se sitúa a algo menos de un kilómetro al este de casa La Roca. Como diría mi buen amigo Antonio García Omedes el último tramo lo realizaremos: "por donde Dios te haga entender".
La torre se sitúa dentro de un recinto amurallado, lugar en el que también encontramos las ruinas de una pequeña ermita románica dedicada a San Juan Bautista. La torre ha perdido completamente su muro oeste, quedando una buena parte de sus lados norte y sur; por contra, el muro este se conserva íntegro. Tiene planta rectangular y sus medidas son 4,50 x 4,06 metros. Sus muros tienen casi 60 centímetros de espesor. Hay que destacar las ventanas adinteladas de su lienzo este así como algún vano aspillera que observamos en los muros que todavía se mantienen en pie.
Dado su interés, la torre es un monumento BIC (Bien de Interés Cultural) en virtud de la Ley 3/1999, del 10 de marzo, del Patrimonio Cultural Aragonés. También está incluida dentro de La Lista Roja de patrimonio de la asociación Hispania Nostra.

24/6/16

SANTA MARÍA DE ARRASUL (VESTIGIOS DEL MONASTERIO)


                       El valle de Acumuer desde el monasterio

Ubicación exacta de las ruinas

Ruinas de la iglesia

Sillarejos

Pequeña caseta

Hace unos días visité los escasos vestigios del monasterio de Santa María de Arrasul, situado en pleno corazón del valle de Acumuer, a poco más de un kilómetro en línea recta al sureste de Isín.
Estos restos fueron descubiertos en el año 1999, gracias a la pervivencia del topónimo "Pardina de Arrasul" en el valle antes citado.
La documentación de San Juan de la Peña apunta a que fue un cenobio de fundación particular, así como que pertenecía a la familia del señor Jimeno Sanchones de Sabiñánigo a principios del siglo XII. Ya posteriormente, en el año 1620, el abad Briz cita a Santa María de Arrasul como un antiguo monasterio dependiente de San Juan de la Peña.
A día de hoy, apenas quedan en pie algunos restos de lo que fue la iglesia del pequeño monasterio. Es un edificio de una sola nave con planta trapezoidal, de algo más de 7 metros de largo. Se construyó en sillarejo; algunos expertos lo fechan en el primer tercio del siglo XI. La puerta de ingreso abre en el muro oeste. Ya en época moderna, se aprovecho su muro norte para levantar una pequeña caseta (tipo borda), que todavía se mantiene en pie.
También hay que mencionar que al este de la iglesia encontramos varios amontonamientos de piedras de tamaño considerable.
De no conocer el terreno, dar con los restos del monasterio, no es sencillo. Desde Sabiñánigo tenemos que dirigirnos hacia el valle de Acumuer en dirección a Larrés. Una vez rebasado el desvío de Isín, nada más pasar el puente que cruza el río, nace una intransitable pista a nuestra derecha. Dejaremos el coche donde podamos e iniciaremos el recorrido a pie. Cuando llevemos unos 700 metros recorridos pasaremos por una pequeña praderita y poco después, la clave es un giro brusco de la pista en dirección norte; es justo allí, emboscados a nuestra derecha, donde se sitúan los vestigios de la iglesia.