27/11/12

BATARAGUÁ

Iglesia de Santa María

Vista oeste 

Crismón trinitario en el tímpano de entrada al templo

Si circulamos por la carretera que desde Caldearenas se dirige hacia el pantano de La Peña veremos casi al final del trayecto, a nuestra izquierda,  el viejo pueblo de Bataraguá; antigua población medieval reconvertida con el paso de los siglos en pardina.
Sobre Bataraguá Duran Gudiol nos cuenta que pertenecía al Arcedianato de Sodoruel, y que durante los siglos XIV, XV y XVI disfrutó del titulo eclesiástico de Rectoría.
Madoz, que en el año 1845 ya lo dá como pueblo deshabitado nos explica: “Bataraguá es propiedad del Conde de Parsent, quien generalmente lo arrienda a uno de los vecinos del pueblo. Todavía conserva las ruinas de una casa ignorándose cuando desapareció.”
Si visitamos Bataraguá y prestamos un poco de atención encontraremos vestigios evidentes de la antigua población medieval, como por ejemplo varios espedregales y una vieja necrópolis medieval situada muy cerca de la iglesia de Santa María.
Sabemos que la iglesia de Santa María (s. XII) estaba en ruina en los siglos XVI y XVII. Posteriormente, coincidiendo con el nacimiento de la pardina fue de nuevo reconstruida sobre sus propias ruinas; posiblemente a finales del siglo XIX. Es un templo de una nave con planta rectangular y cabecera semicircular orientada. Destaca un hermoso (aunque en mal estado) crismón trinitario en el tímpano de entrada al templo.

3 comentarios: