25/9/14

BOTARTAR

Pardina de Botartar (Cristian Laglera)

Ruinas de la ermita junto a la pista (A. García Omedes)

Ermita de Santa María (A. García Omedes)

Hace unas semanas visité el bellísimo pueblo de Botaya, con sus cuatro ermitas y algunos de sus despoblados medievales. Botartar es precisamente uno de sus despoblados medievales, reconvertido en pardina posteriormente. Está situado a poco más de 2.5 kilómetros al oeste de Botaya. 
Queda en pie el edificio principal, situado sobre un pequeño montículo. Tiene planta rectangular, larga y alargada, con la cubierta hundida. Junto a él encontramos las ruinas de algún edificio de apoyo, restos de tejas, piedras y un remolque abandonado. 
A escasos 100 metros hacia el norte, junto a la pista de acceso, se sitúan las ruinas de la ermita de Santa María, ruinas que no pude localizar pero que mi buen amigo Antonio García Omedes se encargó de fotografiar en una visita posterior. La ermita se halla completamente arruinada, apenas queda una pequeña parte del muro oeste, fragmentos del testero plano de su cabecera y un poquito del lado norte de la misma. En algunos documentos sus ruinas son citadas como Románicas, aunque según me explicó el propio Antonio habría que fecharla hacia el Siglo XVII o XVIII, descartando su origen medieval. 
No es difícil encontrar viejas citas sobre Botartar, algunas bastante antiguas, aunque la más llamativa es un documento de Mayo de 1839 relacionado con la desamortización de Mendizábal, en la que dicha pardina fue vendida por 80.000 Rs. a Don Custodio Sarasa, vecino de Gascora. 
La desamortización de Mendizábal fue un proceso histórico, económico y social que comenzó el 19 de Febrero de 1836 impulsado por el primer ministro Juan Álvarez Mendizábal. Pretendía remediar el precario estado de las arcas públicas, por medio de una medida que pretendía poner en el mercado bienes y tierras mediante la expropiación forzosa, para venderlas mediante una subasta pública. Los terrenos desamortizados por el gobierno fueron únicamente los pertenecientes al clero regular, por esto la iglesia tomó la decisión de excomulgar tanto a los expropiadores como a los compradores de las tierras, mayormente nobles y burgueses adinerados. 

1 comentario:

  1. Gracias a Dios que hay gente con ganas de sacar estos desconocidos lugares a la luz.
    Gran trabajo.

    ResponderEliminar